Ayer empezó en el sur de la India una festividad que se extiende por cuatro dias. Los hindúes tienen muchos festivales a lo largo del año, en distintas zonas, por distintos motivos, les encanta celebrar y generalmente son muy alegres. Esta se festeja en el Sur;en el Norte están pasando otras cosas( el Kumbh-Mela por ejemplo. Tema de otro posteo)

La fiesta que empezó ayer se llama Pongal y es el equivalente a Thanksgiving o a lo que originalmente era Sucot; una oportunidad para agradecer por las buenas cosechas, para agradecer y empezar de nuevo. Un ciclo que se repite todos los años, todo vuelve a empezar… Se celebra en Enero porque es el mes de la cosecha del arroz y la caña de azúcar , entre otros cultivos.

El Pongal dura cuatro días y en cada uno de ellos pasan cosas diferentes. en el primero se agradece al dios de la lluvia y se hace una hoguera donde se queman todas las cosas de la casa que no se usan.

En el segundo se hierve arroz con leche y se lo ofrecen al dios del sol junto con una planta de curcuma .

El tercer día se celebra especialmente la santidad de las vacas, y por eso se las adorna con guirnaldas, campanas, y se les rinde culto.

El cuarto dia loas mujeres de la casa juntan todo el arroz dulce que sobro, el verdadero Pongal, el plato tipico de esta celebración, lo ponen sobre una hoja de curcuma y lo dejan en el patio.

No termino de entender cada una de los sentidos de los rituales, pero si que es un festival que alegra a todos.

Cuando llegue al desayuno Ahati, mi guia me dice que tengo que comer Pongal, el arroz dulce típico de la fiesta, para tener buena suerte, para tener un buen año. Obviamente lo como. Me gusta.

Apenas subo al coche Ashok, el chofer, lo primero que me dice es Happy Pongal… y me empieza a contar de qué va la fiesta. Está feliz, quiere compartirlo, contar, que yo pueda vivir su alegría.

A la noche voy caminando para cenar en el restaurante del hotel, llevo mi libro para no aburrirme. Escucho música y de pronto veo gente vestida de fiesta, vestidos largos, joyas, saris, turbantes.

guirnaldas que se reglan para la buena suerte

Es un casamiento hindú, todos están esperando al novio que llega en un auto blanco, con una especie de murga y con todos sus amigos bailando y cantando. Es una fiesta callejera increible, la música pegadiza, los colores, los mozos repartiendo agua y toallitas para secarse. Pregunto si puedo sacar fotos y no solo me dicen que sí, sino que me invitan a quedarme; share with us, me dice el tío del novio.

Los parientes cercanos del novio tienen turbantes celestes, los de la novia rosados. todos están mezclados, se abrazan, se besan , bailan. Ellos consideran que un matrimonio es una verdadera unión de dos familias, dos familias que pasan a formar una sola, no importa cuántos integrantes van a ser a partir de ahora. La novia entra acompañada por toda su familia. es una entrada soñada, los hermanos rodeandola y las hermanas, sobrinas y primas atrás cantando y bailando.

Los padres del novio se me acercan y me preguntan si la estoy pasando bien, si comi, si probe todo, me explican las comidas. Yo no lo puedo creer. es un regalo…

La alegría de compartir, de mostrar lo propio, de celebrar, no importa entender todos los rituales, ni cada paso del casamiento, ni cada dia del Pongal, lo único que les importa a ellos es compartir y a mi, a mi agradecer!!

Nada más, solo GRACIAS.