Necesito una idea para escribir, o una emoción o una palabra.

Me siento frente a la compu y veo la pagina en blanco, el terror del a pagina en blanco. Como se llenan los blancos?

La respuesta fácil es: con color. De que color son los sentimientos que quiero expresar? No quiero ir por la respuesta fácil, por la New Age, por sentir que la vida es del color que la queres pintar.

El camino mas difícil es llenar la hoja de sentimientos. Que me pasa cuando me siento a escribir? Es gracioso decir que cuando me siento… siento. Parece un juego de palabras pero es exactamente eso, me conecto con los sentimientos.

Para que eso pase es necesario poder parar, tomarme el tiempo para pensar y para sentir. A veces me cuesta encontrar ese tiempo, me doy cuenta que pasan las horas, los días, las semanas y yo no encuentro el tiempo para parar.

No me quejo, aprendí a no quejarme, a reconocerme desde otro lugar, pero también aprendí a reconocer que es lo que necesito y a veces necesito parar.

El domingo fue un día de esos. El domingo murió una amiga de mis padres, una amiga muy cercana. Todos sabíamos que esto iba a pasar, estaba muy enferma y ya no reconocía a nadie. Pero la muerte, la perdida de alguien cercano siempre deja una huella, siempre pega….

Fui al cementerio. No hay nada más deprimente para mí que ir  a Tablada, ya de por si el cementerio es triste, pero Tablada representa para mí el punto máximo de la tristeza, todos esos monumentos, ese continuo que no termina nunca, esa manía irrefrenable por leer las lapidas y las edades en que murió cada uno, ese reconocimiento que nuestra comunidad es tan grande y tan chica a la vez que todos son los padres de , los abuelos de, los hermanos de… alguien que inevitablemente conocemos.

Tampoco entiendo ni comparto todos estos rituales que nos enseñan desde que tenemos edad para entender el mecanismo de la muerte. Cuando pasa una procesión de deudos que están enterrando a un familiar nos paramos y los dejamos pasar, cuando vamos a un entierro no se puede visitar a otros muertos, es una falta de respeto hacia el que murió, tenemos que ir por un camino diferente a la vuelta que el que hicimos a la ida, no hay que volver directo a  nuestra casa, hay que parar por lo menos a tomar un café y cambiar la energía, hay que sacarse los zapatos antes de entrar cuando volvemos del cementerio.

Para mí la muerte es algo mucho mas personal, no tiene recetas ni mandatos, salvo los que queramos adoptar como propios. Yo por ejemplo tengo escrito como quiero que sea mi despedida. A algunos les parece macabro y no quieren relacionarse con el tema.

A mi no, a mi me parece que así como elijo la manera de vivir tengo derecho a elegir la manera en que quiero despedirme y que me despidan, y quiero hacerlo mientras este lucida, entera, con todos mis sentidos en orden.

El domingo pensé en ir a visitar la tumba de la Tita, la abuela de Gaby, familia política. -averigüe donde estaba, compre flores, guarde el plano y fui caminando en esa dirección.

En un momento dado, no me pregunten porque me arrepentí, me di vuelta y empecé a caminar hacia el coche para volver a casa.

Sentí que también me estaba despidiendo de algo, que algo estaba totalmente terminado y que no era mi lugar ir a visitar su tumba. Los lugares que ocupamos, que nos corresponden, los que dejamos…

El domingo se cumplió un año de mi separación, el domingo termino simbólicamente la Shiva, el domingo paso un año desde que termino una historia.

Que loco que el domingo, justo un año después yo estuviera en Tablada.