Anteúltimo capítulo de Game of Thrones. Se termina una historia que nos mantuvo a muchos atrapados durante 8 temporadas. Sentíamos una especie de abstinencia en los meses de espera hasta que saliera en estreno mundial la temporada siguiente.

Empezamos a adquirir ciertos rituales, a intentar convencer a los que no la veían que se estaban perdiendo algo importante, hicimos conjeturas, quien iba a sentarse en el trono, quien iba a morir, fuimos cambiando de simpatías a medida que los personajes iban mostrando sus distintas facetas, sus miserias y sus grandezas.

Ayer, me senté con mi hijo y durante una hora y media no emitimos sonidos, no despegamos los ojos de la pantalla y recién cuando termino, dejamos pasar unos minutos y dijimos:

-uaaauuu, que te pareció?

-tremenda, tengo que bajar la adrenalina…

Hoy a la mañana, pude repasarla mentalmente…. Sacar alguna conclusión…
Sabiduría GOT, doy en llamar a estas reflexiones que me vienen surgiendo sobre el final de la serie.

Me gustaría recordar mas las primeras temporadas para ver el arco de los personajes, o sea los cambios que atraviesan y que es lo que les da riqueza y profundidad de carácter.  Me acuerdo de una cersei hermosa y poderosa, haciendo dupla con su hermano/ amante, un amor que trasciende tiempos, espacios, muertes, conflictos y que por momentos hasta nos lleva identificarnos con ella.

Sansa, que en los primeros episodios nos parece sonsa (hasta hubo memes con esa analogía) y que a medida que la vida la obliga a superar obstáculo tras obstáculo endurece su carácter, clarifica su mente, define sus objetivos hasta llegar a ser una de las mujeres más interesantes de la serie.

Hay cantidad de personajes que oscilan entre la maldad y la perversidad más absoluta pero que guardan un resquicio de bondad, que se relacionan entre ellos, que cuando conocemos sus vidas entendemos porque actúan como actúan, porque llegaron a convertirse en lo que son.

Las circunstancias de vida de cada uno nos llevan al lugar en el que estamos. Depende de cada uno transitar este camino y convertirnos en ángeles o demonios, la verdad siempre esta a mitad de camino y por eso…vivimos en los grises, en los claroscuros y aprendemos o tenemos que aprender a manejarnos en las sombras

Algunos llaman destino al camino que elegimos, otros mandato, hay unos pocos que dicen que es libre albedrio, lo cierto es que somos hijos de nuestra historia y nuestro pasado pero no podemos quedarnos ligados solamente a las circunstancias que nos tocaron en suerte.

Otras de las perlitas de GOT, los vivos luchan contra el mundo de los muertos, es una lucha desigual, casi diríamos sin sentido. La muerte corporizada en gigantes, monstruos, zombis a los que es imposible vencer, precisamente porque pertenecen a otro mundo, a otro orden de cosas. No se puede luchar contra la muerte, no se la puede vencer, sabemos desde el primer momento que estamos destinados a perder…

Melisandra, una sacerdotisa  la increpa a Aira, que parece a punto de morir pero que finalmente , deviene heroína de esa batalla:

-que le decimos a la muerte?

-Not today- le responde. Y de eso se trata, hoy no, dame unos días mas, unos años mas , unas horas mas… Hoy no!!!

No intentamos creer que no vamos a morir, es la única certeza que tenemos desde el mismísimo momento en que nacemos (aunque todavía no tengamos conciencia  de eso), vamos camino a la muerte, que inexorablemente, un día, tarde o temprano llega. Pero si le decimos:

Hoy no!!! No todavía….

En el capitulo de ayer, en un momento dado tuve una especie de revelación… el poder enloquece, marea, obliga a hacer cosas que nunca hubiéramos pensado en hacer. Hay que poder pensar en frio, parar, reflexionar. El dolor ciega y nadie, absolutamente nadie esta a salvo cuando se desata la locura.

No importa que grado de responsabilidad te cabe… todos caemos en la volteada. Nadie puede decir esto no es problema mío. Cuando las cosas se destruyen a todos nos toca, de mas cerca o de mas lejos.

Como termina Got? Porque importan tanto los finales? No es mejor a veces pretar atención al desarrollo? Hay quienes dicen que los finales están sobrevalorados, lo mismo que los comienzos, idílicos, mágicos, prometedores.

Lo verdaderamente importante es lo que pasa en el medio: la vida misma, el devenir, los cambios, lo que fuimos y el proceso en que nos fuimos convirtiendo en otros.

Brindo por los transcursos, por los medios, por el transcurrir.