Fin de año, de a poco se va acercando.

Entre tantos eventos, cierres , muestras y reuniones con amigos, yo empiezo a releer frases que me marcaron este año.

Algunas ya las fui escribiendo en distintos formatos, blog, twiter, facebook.

Hago el recuento de los libros que leí en estos 365 días que pasaron. me sorprendo y me gratifico. llevo leídos 55 libros. O sea, uno por semana. leídos, marcados, trabajas y disfrutados.

Releo la ista. Cual fue el que mas me gusto?

Es difícil, muy muy difícil. Creo que hay dos que se llevan las palmas, aunque hoy termine de leer otro que compite palmo a palmo.

Sin duda, mi preferido de este año fue Mañana tendremos otros nombres, un autor joven, argentino residente en el exterior, Patricio Pron. es muy posible que tenga que ver con el momento de la vida en que lo leo, un reinventarse constantemente, un crecer continuo y cambiar absolutamente disfrutable. De el me queda la reflexion : quienes seremos mañana, odentro de siete años, cuando ya no seamos los mismos, cuando tengamos otros nombres.

Oh casualidad, yo me cambien el nombre, muchos piensan que es mi apellido de nacimiento pero no. sin embargo es con el nombre que me identifico hoy Moni Cheis, y salvo en los documentos, esa soy yo.

El segundo libro que me encanto fue Nieve , de Fermine Maxence, una joyita en tamaño minúsculo, pura belleza, conciso, con la palabra justa. no le sobra una coma, no le falta nada.una muestra que para transmitir sentimiento y sensaciones no son necesarios los gestos ampulosos ni las grandes demostraciones.

Todavía no doy por terminado el año, todavía puedo encontrarme con sorpresas, no cierro nada, abrí puertas y caminos para empezar un nuevo año.

Una frase que quiero compartir, que me gusto y que me dejo pensando en los vínculos, en las relaciones, en lo que el otro espera de nosotros y nosotros a su vez de ese otro.

Como se puede ser a la vez transparente y reflector???

[/et_pb_text][/et_pb_column] [/et_pb_row] [/et_pb_section]