Me había olvidado de los sonidos árabes, el llamado del muhadin a la oración 5 veces al día, los tonos de voz altos, casi gritados, los sonidos guturales, los hombres caminando de la mano, las mujeres con sus túnicas largas…Fue llegar a Fez y re descubrirlos, en un país distinto al que me los hizo conocer, pero con la misma intensidad…

Solo llegar a la Medina de Fez y uno se interna en un mundo nuevo, sensaciones, olores, temores, curiosidad… Hay que aprender a caminar en la medina, por los pasadizos,los callejones, tratando de ubicarse…A la segunda vez que uno lo intenta ya es muchísimo mas fácil…Entramos a nuestro Riad y se abre un mundo….

Los marroquíes sostienen que las casas deben ser poco llamativas por fuera y desplegar todo su esplendor por dentro, que nadie debe alardear de lo que tiene y mostrarlo a todos. Así es la medina… Fea por fuera, muy fea… Y preciosa apenas uno se adentra en sus casas, madrasas, mezquitas.Pasamos el día paseando por mezquitas, riads, casas particulares devenidas galerías de arte  u hoteles ,aprendimos la diferencia entre un Riad y un Daar, todo depende de donde se encuentre la fuente de agua, fundamental en toda casa marroquí .Si es en el centro, en el jardín  se trata de un Riad, si es sobre un muro, se trata de un Daar. Recorrimos los distintos sectores de culto, de artesanías , de comidas.

No puedo omitir el paseo por los puestos de gallinas vías, de carne de dromedario, de carnes en conservas, que se mantienen hasta 4 años!!!!! Si, no me confundí… El guía hablaba en perfecto castellano.Recorrimos las curtiembres, con sus olores típicos, las cooperativas de alfombras, los talleres de alfarería.. En todos nos convidaron el típico Te con menta!!!!interesante, apabullante, acostumbrándonos de a poco..Después de dos comidas ya incorpora,os el couscuous, el tahine y las ensaladas marroquíes ( distintos tipos de legumbres asadas) a nuestro repertorio culinario…Mañana… Salida a Meknes y Volubilis… Continuara!!!!