Viaje mucho por Europa . No se si todos saben pero estudie en la Universidad Hebrea de Jerusalem mi carrera de grado, hace ya…. perdí la cuenta del tiempo. Empecé estudiando Sociología, pero despues vire hacia Sociologia de la Educación, que fue de lo que me recibí en mi BA.

Todos los veranos viajaba a visitar a mi familia a Buenos Aires y aprovechaba la escala obligada en Europa para conocer algún país. Recorrí Holanda, algo de Francia, el Sur de España, Italia antes de recibirme .Eran viajes a pura caminata y con el centavo justo … pero los que me hicieron entrar el gusto por viajar.

Después me mude a vivir a Buenos Aires, me case, tuve hijos, pero siempre seguimos viajando y de a poco fui completando los países que me interesaba conocer en el viejo continente.

Tengo un problema, cada vez son más los destinos turísticos que aparecen con lo cual creo que no me va alcanzar la vida para conocer todo lo que quiero, pero aun así… sigo participando.

Hay algo que me divierte últimamente cuando subo a un avión. Busco el mapa de todo el mundo que aparece en la revista de las compañías aéreas y marco con resaltador los destinos que quiero conocer. Si, soy media obse, viajo con un resaltador en la cartera ,siempre, no sea cosa que lea una frase que me gusta y no tenga resaltador a mano ; cuestión que ese es uno de mis entretenimientos en las horas que dura el vuelo.

Tengo una carpeta con información de destinos que quiero conocer, rutas aéreas, itinerarios, hoteles, recomendaciones… algun dia voy a completar el planisferio. Promesa a mi misma.

Portugal estaba en carpeta, pero nunca estuvo como prioridad, hasta este año que como por arte de magia surgió como un destino posible para compartir con mis hijos: yo volviendo de India, Eial encarando sus vacaciones solo por Europa y Shai que se incorpora ultimo momento para compartirlo con nosotros,

No podría haber elegido mejor. Es una sorpresa tras otra, desde la amabilidad de la gente, lo benigno del invierno europeo ( no menos de 14 todos los días), la belleza de los lugares que recorremos, la rico de la comida, todo , todo es un festival de los sentidos.

Empezamos recorriendo Lisboa, nuestro guía en el free walking tour es un español que vino detrás de una novia, ese amor terminó al poco tiempo pero se enamoró profundamente de Lisboa y nunca más se fue. Ya hace de esto 10 años y en el paseo transmite la alegría que le da vivir en esta ciudad. Nos habla de lo que vemos, de los autores, del idioma portugués, de la droga permitida, de la cantidad de iglesias que hay (a veces una enfrente otra), de los miradores, de la ferias, del fado, de todas las civilizaciones que pasaron por estas tierras, de la vergüenza que sienten por la matanza de los judíos, del terremoto…En fin, nos habla de todo y logra que nos den ganas de caminar, caminar y caminar a pesar de las subidas y bajadas , de las calles adoquinadas y del vino rosado que nos marea un poco… pero sarna con gusto no pica.

Recorremos la ciudad a nuestro ritmo, paseamos , compramos, paramos a tomar un cafecito. Los portugueses lo toman chiquito y fuerte, como los italianos y lo llaman BICA, siglas de Beba isto com azucar, porque dicen que cuando lo rpobaron por primera vez no les gusto nada y entonces lo azucaran.

Las calles a la tardecita son un desfile de artistas callejeros, magos, cantantes. músicos. todo es relajado, todos es tranquilo. dicen que es la 3 ciudad mas segura del mundo. no lo se., no lo corroboro. no leo las estadísticas, pero me siento bien y es lo único que importa.

Nos queda por recorrer Sintra, Porto y finalmente viajar a Madrid. disfruto cada dia, cada paseo, cada charla callejera , cada desayuno con mis hijos.

El tiempo está detenido, en Lisboa y en mi cabeza. tengo tiempo, estoy tranquila, no corro a ningún lado. Después de tantos años, estoy aprendiendo a relajar y a viajar …

Sigo viaje, sigo contando, sigo disfrutando.