Cuba…150 km por mar la separan de Estados Unidos.
Un mundo de ideología la distancian de todo lo que pensamos, erróneamente que es imprescindible para vivir.
Decidimos viajar antes que la apertura la convierta en una sucursal de Miami, en otro Cancún donde la bebida barata y fácil de conseguir tienta a los turistas a elegirlo como destino.
Trump mediante ese camino parece estar demorado por el momento, situación que los cubanos lamentan ya que son muchos los que habían empezado a vivir del turismo.
Llegamos a la habana y me parece volver a los años 50… los autos clásicos paseando a los turistas que por 15 dólares recorremos la ciudad en una hora con explicación mediante.
A los cubanos les gusta hablar, contar de su vida, de su sistema de vida, de sus logros y fracasos.
Recuerdan al Che como un héroe nacional, a Fidel como un ideólogo sin igual y a Camilo cien fuegos como un joven carismático, comprometido con la Revolución y sus ideales. Hablan de la Revolución con orgullo y un toque de desilusión por un proyecto que no pudo ser.
Son sus héroes, hombres como pocos en la historia, que iban por el buen camino…
Voy bien Camilo? Pregunta Fidel en una plaza llena y este le responde:- Vas bien Fidel…
Mencionan a Jose Marti, padre de la patria quien supo decir:”cuando la verdad despierta… ya no vuelve a dormirse” , pero también “un presidente cuyo pueblo emigra no tiene lugar en el sillón”???
Mas allá de La habana vieja con sus callecitas, sus iglesias, la catedral, el convento de San francisco, todas de típica construcción española,
Mas alla del Malecón que recorre la ciudad, de la plaza de la Revolución , donde Fidel entro en los récords Guiness por su discurso de 8 horas ante un millón de personas que no se movían escuchándolo( si!!!! Leyeron bien… un millón!!!), del Museo de la Revolución , residencia de Batista y posteriormente escenario de la toma por parte de los jóvenes, hoy en pleno proceso de restauración,
Mas allá de todo eso… La Habana tiene un ritmo propio, caribeño, con gente en las plazas charlando y discutiendo apasionadamente de fútbol, del Barsa o el Real, de Messi o Maradona, de Argentina o Brasil, con música en las calles, con la guajira sonando, con la típica referencia al Che cada vez que decimos que somos argentinos.
Hay gente en los caminos esperando los micros, o haciendo dedo, esperan tranquilos, no hay prisa, no hay impaciencia, hay tiempo. Nosotros tenemos el reloj, ellos son los dueños del tiempo.
Es una mezcla rara… los sueldos bajos ( 30, 40 cuc al mes), la intervención del estado en todo, pero también la continua aclaración que todos tienen salud, comida, educación, que hay criminalidad cero, que no hay inseguridad , que esperan al turismo para mostrarles lo que tienen para enseñar al mundo.
Párrafo aparte merecen las playas, los cayos con su mar tan turquesa que lastima la vista, la arena blanca y la música que acompaña la alegría cubana.
No hay queja, no hay lamento, hay orgullo por ser cubano, lo que esta siempre es la continua pregunta: -Les gusta Cuba?
Si , me gusta, me gusto conocerla, me gustaría que siguiera manteniendo su particular estilo.
Vayan, visítenla, conózcanla, charlen con su gente, pero no vayan esperando una isla mas en el Caribe… descubran lo que tiene para mostrarnos. Quizás podamos aprender algo de ellos aunque creamos que vivimos en el mejor de los mundos ( aunque alguno se enoje por mi comentario) .
Cuba te sorprende, te interpela, te obliga a pensar y replantearte!!!